Como tiendas de electrodomésticos en Albacete, queremos utilizar este nuevo post para explicarte la evolución sufrida por dos electrodomésticos tan usuales y útiles hoy en día como son la lavadora y el frigorífico. La evolución de los electrodomésticos se encuentra unida a la llegada de la electricidad. Podemos observar la creación de la cocina como existe hoy día a finales del XIX, es decir, cuando comienza el uso de la electricidad.

Los inventores Edison y Franklin fueron los encargados de dar un giro radical al momento. Cabe destacar, como tiendas de electrodomésticos en Albacete, que gracias a ellos se perfeccionaron los aparatos ya inventados, ayudando así a las tareas domésticas, creando otros electrodomésticos nuevos como el lavavajillas. En esta misma época comenzaron los arreglos de los aparatos electrónicos, conocimientos sobre los que se asientan las modernas reparaciones de los mismos.

Fue con Hoghton, a mediados del siglo XIX,  donde empezó el ahora conocido lavavajillas. Era una estructura de madera que se movía con una rueda, pero ello debía hacerse de forma manual. En los años 20  por fin se crearon los eléctricos. La lavadora supuso un importante avance y descanso para la mujer, que pudo liberarse  de la ardua tarea de lavar la ropa a mano sobre una tabla de madera. Esta tuvo su fin en Reino Unido en 1691, con una rudimentaria lavadora.

El frigorífico no solo fue un importante avance doméstico, también lo fue en cuanto a salud se refiere, ya que permitió mantener a una temperatura continua los alimentos y no perder la cadena de frío. En épocas pasadas se debían transportar pesados bloques de hielo para mantener fría la comida. Tellier fue quien patentó el primer frigorífico y a él le debemos el prototipo actual. 

En Electrodomésticos Storkay nos dedicamos a la venta y reparación de electrodomésticos. Si necesitas más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡Ven y conócenos!